Futbolistas de San Lorenzo festejando la victoria

Tres y tres son seis

Opinión

*Por Sebastián Giménez. Escritor. Autor del libro “Veinte Relatos Cuervos”

Al fútbol hay que tomárselo en serio parece. Queda el rebote tras el disparo de Ramírez y Adam Bareiro trabó al defensor del granate para convertir el empate. Lo metió con la suela, poniéndose el overol. Hace unas cuantas fechas, se había ganado con razón la repulsa de la hinchada cuando picó el penal contra Central, y encima afuera. De aquel partido a este, Adam Bareiro parece haberse dado cuenta que a San Lorenzo no le sobra absolutamente nada. De picarla creyendo que estaba jugando en Barcelona a poner la suela trabando para el gol, quedando averiado incluso. Y corriendo a pelearlas todas arriba hasta el final.

Leé también San Lorenzo le ganó a Lanús en un partido con siete goles. Los Goles

Bareiro la picó contra Central y Pizzi la quiso picar, estratégicamente hablando, contra Central Córdoba de local, el día en que se inició el derrumbe. Venía de ganar un partido peleado en Banfield, aguantando la expulsión de Poblete, ordenadito atrás, 1 a 0 y a otra cosa. Y, contra los santiagueños, se le ocurrió que al fútbol se podía jugar sin 5. Que con la suma de pretendidas individualidades íbamos a vapulear al equipo santiagueño. San Lorenzo fue completamente superado, y lo mismo contra Huracán y frente a Defensa y Justicia. En esta última fecha, contra Lanús, también ocurrió en el primer tiempo. Que los partidos se ganan en el medio, reza una máxima del fútbol contemporáneo. Y el medio lo perdemos casi siempre. En el primer tiempo, Lanús gobernó la mitad de cancha y llegó siete veces claramente al arco. Empatamos uno a uno, menos mal.

Segundo tiempo, penal que comete Pittón, gol de Sand. Dos a uno abajo. Sand reventó el travesaño. Hubiera sido el tres a uno. Gol de Bareiro, y el equipo siente que lo puede dar vuelta. Y la gente se levanta y empuja, que esta hincha esta loca y no lo podemos perder. No lo podemos perder, y lo podemos ganar. Pero Sand define un pase bárbaro de Belluschi pero frontal, madre mía los centrales, fue el mismo gol que nos hizo Unión en ese mismo arco o el de Aldosivi la semana pasada. Pasan las fechas, nos hacen los mismos goles. Pero mete la suela Bareiro y empatamos. Y Oscar Romero tira lindos pases, nosotros no marcamos y los rivales tampoco, por suerte. Y bien Menossi, que recuperó la pelota arriba, en tres cuartos, e inició las jugadas de los goles. Los gemelos Romero se encuentran, y el centro es definido por un zapatazo de Herrera al ángulo. Zapatazo ¿qué la va a picar el Yacaré? Le pegó un chancletazo a lo Patoruzú, a lo Chino Zandoná, que no nos sobra nada para estar canchereando.

Leé también Adam Bareiro: “Le debía mucho a la gente de San Lorenzo”

Pudimos haberlo perdido 5 a 3 y ganado 6 a 4. Pero lo ganó San Lorenzo. No sabemos bien por qué. Este partido no se explica desde un pizarrón, porque si lo analizás así infartaríamos a los tacticistas ortodoxos. Pero hubo huevo, empuje y mayor confianza. La imagen de Pittón, con sus errores y virtudes, aguantándola contra la banda al final cristaliza la imagen del semestre: todo costó mucho, demasiado.

Se ganó. Pero hay que enriquecer los argumentos del juego para que cada partido no sea una ruleta rusa, una pelotita rebotando en la ruleta. En eso estamos. Un desafío mayúsculo para el nuevo Dt que sea designado será buscar hacer un equipo más sólido y con una identidad de juego. Que recupere el protagonismo, la rebeldía y también cierto equilibrio. Hay que volver a ordenar las piezas, darle una lógica mínima al desorden. Mientras tanto, tres puntos que dan tranquilidad. Un final no feliz, pero más a tono con la historia azulgrana. Si la Farolera (que tropezaba) dice que dos y dos son cuatro, tres y tres son seis. Seis puntos para seguirla remando, que esto es San Lorenzo.

Leé también Hugo Tocalli: “Entre hoy o mañana Marcelo Tinelli va a anunciar al nuevo DT”

Si querés seguir informado con toda la actualidad de San Lorenzo de Almagro seguinos en nuestras redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram o Youtube) o suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram.