A 4 años del último partido de Ortigoza con la camiseta azulgrana, ¿por qué se fue?

Faltan mínimos detalles para que el retorno de Néstor Ortigoza a San Lorenzo de Almagro sea oficial. El ahora futubolista de Estudiantes de Río Cuarto jugará su último partido con el Celeste y viajará a Buenos Aires para sellar su vínculo con el club.

El 20 de junio de 2017 San Lorenzo vencía a Banfield por 1 a 0 en el Nuevo Gasómetro y ese era la despedida ante su gente de Néstor Ortigoza con la camiseta azulgrana, luego el Ciclón visitaría a Talleres y el Gordo abandonaría el club.

Frente a los medios afirmó hace cuatro años, “es una decisión muy difícil porque me encariñé con la gente y con el club, pero ya está, no hay vuelta atrás” y explicó los motivos de su alejamiento, “no fue económico” sino de extensión de contrato, “ellos querían un año y yo dos”.

Leé también Mauro Cetto prometió para “la semana que viene” develar el DT

El partido en el Bidegain y en Córdoba

Ante Banfield Ortigoza jugó los 90 minutos y, con el conjunto azulgrana venciendo 1 a 0, fue el encargado de malograr un penal en tiempo de descuento.

Ante Talleres una semana después en Córdoba el mediocampista fue reemplazado a los a los 32 de la segunda etapa por Rubén Botta y ese fue el punto final a siete años de un ciclo exitoso vistiendo la camiseta cuerva.

Motivos de su partida en 2017

Los motivos esgrimidos por los que dejaron ir a Ortigoza hace cuatro año fueron la extensión del contrato del futbolista que en ese momento tenía 32 años, el club quería hacerlo por uno y el jugador por dos.

Los futbolísticos eran que en ese momento el entrenador Diego Aguirre tenía en ese puesto a Franco Mussis que estaba en un gran nivel y apostaba a la vuelta del regreso de Facundo Quignón de su préstamo en Newell’s Old Boys, donde había hecho un gran torneo.

Leé también Mauro Cetto prometió para “la semana que viene” develar el DT

Cuando se dio la salida del Gordo Musis figuraba tercero en el ranking de recuperaciones totales del certamen local, detrás de Pablo Guiñazú, de Talleres, y de Luciano Aued, de Racing. Tres meses después vino la lesión que le provocara el ex futbolista de Estudiantes de La Plata Leandro Desábato que lo alejara un año de las canchas y su nivel no volvió a ser el mismo.