¡Subcampeones!

Por la final de la Copa Chulo Olmo, San Lorenzo cayó ante Ferro por 3-2 (25-18, 22-25, 25-21,25-16 y 11-15) y a pesar del gran partido realizado no logró festejar un nuevo título. 

Con un gran marco en Caballito, San Lorenzo se midió ante Ferro por la final de la Copa Chulo Olmo y cayó por 3-2.  Los dirigidos por Mariano Silverstein realizaron un enorme partido y merecieron más.

El conjunto de Boedo comenzó ganando el primer set 25-18 de la mano de Sferrayo, quien desde su saques junto a Quiroga, lograron una amplia ventaja ante un Ferro que, en el segundo set, peleó cada uno de los puntos y se lo llevó sobre el final por 25-22.

Leé también   Otro gran paso en La Vuelta a Boedo

En el tercero y como ya se había podido ver en el primer set, el Ciclón volvió a crecer en los momentos clave y se quedó con el tercer punto por 25-21. Mientras que en el último cuarto, Ferro fue contundente y logró estirar la definición del título, llevando el encuentro a un tie-break.

El quinto set fue muy dividido y pasó por varias emociones, tal como ocurrió durante todo el encuentro. Ferro logró cambiar de lado ganando 8-6 y esa diferencia marcó la diferencia para que el Ciclón, tras jugar su tercera final consecutiva, no logre festejar en Caballito. Pese al resultado hay que marcar el gran esfuerzo que realizaron Los Matadores una vez más.

(Prensa CASLA)