San Lorenzo necesita levantar cabeza

La Superliga argentina, el último gran proyecto de Julio Grondona, es sin duda un campeonato difícil en el que sobresalir a lo largo de 8 meses termina siendo una tarea complicada para todos, hasta para los equipos con los mejores planteles. Lo sabe muy bien Juan Antonio Pizzi, entrenador de San Lorenzo de Almagro, uno de los grandes del fútbol argentino que este año vuelve a dar guerra en la lucha para el liderazgo del torneo nacional organizado por la AFA.

El equipo del que el Papa Francisco I admitió ser hincha vive en este momento una fase de transición relativa al andamiento del torneo nacional actual, como bien recita la clasificación. Después de 7 partidos El Cuervo ha conseguido 13 puntos, pero en los últimos partidos ha sufrido dos derrotas que en este momento lo hacen vulnerables y relatan un momento en el que son pocas las cosas que están saliendo bien en el club de Boedo.

De hecho, tras la derrota contra Boca Juniors en casa, las posibilidades de salir campeón han bajado bastante para San Lorenzo, que por ahora no se encuentra entre los favoritos a la victoria del campeonato. Sobre todo, el batacazo más reciente contra Boca, un equipo con el que en los choques directos San Lorenzo tiene mejor efectividad, ha hecho temblar las piernas de los jugadores de Pizzi y ha sembrado dudas entre los hinchas del Nuevo Gasómetro.

Las palabras del técnico que en su día fue campeón con Chile han sido muy elocuentes: “Sabíamos que Boca es fuerte mediante la vía aérea. Nosotros hacemos tanto marca en zona como hombre a hombre, pero poco de lo practicado salió. En el segundo tiempo no pudimos hacer nada de lo que había hecho este equipo. No tuvimos circulación ni fluidez en el juego y evidentemente tenemos que seguir buscando soluciones. Hay que ser más efectivos en la pelota parada con compromiso defensivo en ese tipo de situaciones“. Un análisis muy específico y objetivo el del técnico cuervo, que ha terminado añadiendo: “Hay que aprender a sufrir la derrota para saber valorar después del esfuerzo que te lleva a ganar. Ahora hay que sufrirla y a partir del lunes pensar en Banfield“.

San Lorenzo busca entonces volver a encontrar cuanto antes el Norte y poder meterse de vuelta en la lucha por el título, ya empezando con el partido del domingo en el Florencio Sola, choque que se espera muy equilibrado de acuerdo con las estadísticas y apuestas elaboradas por Bwin.

estadisticas san lorenzo banfield

El principal síntoma del momento poco feliz que atraviesa el cuadro cuervo es la poca efectividad de sus delanteros frente al arco rival: el goleador del equipo, de hecho, es el lateral izquierdo Bruno Pittón. A Pizzi le serviría mucho más el aporte de goles de Blandi y de Bareiro. Todavía nada está perdido, ya que el líder Boca está a tan solo 4 puntos. Ya a partir del próximo domingo sabremos si El Cuervo podrá repuntar y levantar cabeza.