Refuerzos CASLA: Uno llega y varios se van en la defensa de San Lorenzo

Ya habíamos contado hace unos días que se vienen cambios en la defensa de San Lorenzo de Almagro y los posibles refuerzos de San Lorenzo.

El Ciclón, que fue eliminado de los torneos que disputó durante este semestre y que derivó en la licencia de Marcelo Tinelli y la renuncia de Diego Dabove y Hugo Tocalli, está en la búsqueda de renovar la defensa.

Lo que ya se confirmó es la salida de Fabricio Coloccini, a quien no se le renovará el contrato y ante Huachipato en Chile fue su último encuentro con la camiseta azulgrana, se terminará retirando en Aldosivi de Mar del Plata.

Leé también   Adolfo Gaich: "Siempre mi prioridad va a ser San Lorenzo en Argentina"

Otra de las bajas que se confirmó en las últimas horas es la de Diego Braghieri, quien continuará su carrera en Lanús.

La búsqueda por ahora parece encaminada inicialmente en un manager para el club (pareciera que Ahmed es el candidato elegido) y reducir los costos del plantel profesional, a partir de ahí barajar y dar de nuevo.

Sumada a la salida de Coloccini las dos más que se acercan son las de Víctor Salazar, a quién tampoco se le renovará el contrato, aunque hay algunos medios que ponen en duda esta decisión tomada, la salida de Bruno Pittón al fútbol portugués, la de Gabriel Rojas y la búsqueda de una reducción del contrato de Gino Peruzzi.

Los juveniles que viajaron a Chile demostraron que hay valores de recambio en la cantera para ese sector de la cancha, pero a eso el club quiere buscar un nombre que aporte experiencia y el elegido es el futbolista surgido en Boca Juniors Emanuel Insúa.

Leé también   De Gallego a Gallego: "Al fin se acordaron de alguien que fue ídolo de San Lorenzo"

Leé también Los dos arqueros que tiene en carpeta San Lorenzo

¿Quién es Insúa?

Insúa es un lateral izquierdo surgido en Boca Juniors, que debutó profesionalmente en el Xeneize el 25 de abril de 2012 ante Olimpo de Bahía Blanca por el torneo local.

Luego tuvo un paso por Godoy Cruz y retornó a Boca, donde se quedó hasta 2014 cuando fue transferido al Granada de España, pasó por Udinese de Italia y volvió al fútbol argentino para defender las camisetas de Newell’s Old Boys y Racing Club para marchar a Grecia, donde jugó en Panathinaikos (dueño de su pase) y fue cedido en dos ocasiones, a AEK Atenas y a Aldosivi de Mar del Plata, donde se le termina el préstamo en junio.