¡Puro corazón! / San Lorenzo de Almagro

Había que ganar para continuar con chances, para alimentar la ilusión, para seguir soñando con llegar a la final de la Copa Diego Maradona. Y San Lorenzo lo consiguió, apelando a su histórico corazón, jugando con uno menos durante casi todo el segundo tiempo. Fue 3-1 ante el siempre duro Atlético Tucumán, en el José Fierro, con goles de Angel Romero, “Uvita” Fernández (después de la lesión que lo había sacado de las canchas en febrero) y Juan Ramírez. ¡Triunfazo!

El partido arrancó de la mejor forma, porque a los cuatro minutos Alexander Díaz armó una gran jugada aguantando la pelota (su especialidad), se metió en el área y le cometieron penal. A los 5, Angel Romero lo transformó en el 1-0 que le daba tranquilidad al equipo de Mariano Soso. El Ciclón quiso aprovechar el momento y, a los 8 minutos, Oscar Romero tuvo una chance clara, luego de que Angel la peinara para la entrada de su hermano. El paraguayo le dio de derecha, su pierna menos hábil, y el disparo dio en la parte externa de la red.

Leé también   Malaspina, vicepresidente de la LPF: "Si Boca pide postergaciones se analizará"

Atlético Tucumán, como era de esperarse, fue a buscar el empate con mucho ímpetu. Y empezó a complicar a San Lorenzo con las buenas maniobras de Javier Toledo, su jugador más adelantado. A partir de los 20 minutos, el local dominó, mientras que el Ciclón esperaba la chance de meter un contragolpe efectivo. A los 40, Gattoni quedó sorpresivamente mano a mano, tras un pelotazo largo, pero no pudo definir. Y un minuto después, Lucchetti le sacó un fuerte derechazo a Oscar. En esa ráfaga, también hubo una chance para el Tanque Díaz, quien no le entró bien al balón luego de una magnífica habilitación de Angel. Antes del final del primer tiempo, Monetti le tapó un tremendo cabezazo a Toledo.

Y si el arranque del primer tiempo había sido ideal, pasó todo lo contrario cuando comenzó el complemento. Porque se iría expulsado Salazar tras una fuerte entrada y, de ese tiro libre, Atlético Tucumán conseguiría el empate tras un cabezazo de Heredia. Ante ese panorama, Soso decidió que ingresara Francisco Flores (debut en Primera para el juvenil) en reemplazo de Sabella. Y a los 19, se produjo el esperado regreso de Nicolás “Uvita” Fernández (ingresó por Oscar), luego de la seria lesión (rotura de ligamentos de su rodilla izquierda) que había sufrido en febrero.

Leé también   Vizzotti: "Boca no hizo ningún pedido para establecer un corredor sanitario"

Y luego de haber insinuado peligro en un par de oportunidades, a los 29 minutos se produjo la explosión: pelota robada por Díaz en ataque, habilitación a “Uvita” y el delantero que no duda: saca un tremendo zurdazo cruzado que vulnera el arco del Decano: 2-1. ¡Qué alegría, “Uvita”! Más que merecido, después de tanto sacrificio. Fue, además, su primer grito con la camiseta de San Lorenzo.

El Ciclón, con uno menos, aguantó el ataque constante de Atlético. Y se preparaba para definirlo de contra, agazapado y listo. Y a los 42 lo consiguió con una larga corrida de Ramírez que quedó solo, mano a mano, y definió sin problemas ante la salida de Lucchetti. Partidazo del volante, además, siempre generoso para recorrer cada metro del campo de juego.

Así, con mucha garra y corazón, San Lorenzo se llevó un triunfazo de Tucumán. De esta forma, mantiene las chances de buscar la final de la Copa Maradona, y luchará por conseguirla hasta el final. ¡Vamos, Ciclón!

Leé también   El pedido de Boca es "inviable e improcedente"

(Prensa San Lorenzo)

Si querés seguir informado/a con toda la actualidad de San Lorenzo seguinos en nuestras redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram Youtube) o suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram.

Si querés seguir informado/a con toda la actualidad de San Lorenzo seguinos en nuestras redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram Youtube) o suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram.