La dolorosa razón por la que Pablo Guede renunció a Xolos de Tijuana

El entrenador argentino Pablo Guede, que tuvo grandes posibilidades de volver a dirigir a San Lorenzo de Almagro tras la salida de Diego Dabove, contó a la prensa mexicana los motivos de su renuncia a Xolos de Tijuana.

“La verdad que le tengo que agradecer a Jorgealberto (Hank), el presidente que se portó muy, muy bien conmigo. Tuve un problemita personal, se murió mi padre, no estaba para darle el 100 por ciento al club y si no se lo puedo darle al club en que estoy, no me voy a quedar con plata de nadie. Se lo dije a Jorge, sabía muy bien la situación porque convivía conmigo a diario y tomamos esa decisión que para mí era lo mejor y para el club”, aseguró en entrevista con Mediotiempo.

Leé también   San Lorenzo – Tigre por la Liga Profesional 2022: árbitro, formaciones y TV en Vivo

“Me veían cómo estaba y era lo mejor. Cuando presenté la situación enseguida lo conversamos y primero está la persona y después el entrenador”, agregó.

“Estuve un mes sin llorar a mi padre”

El pasado 18 de marzo recibió la triste noticia que su padre había fallecido de coronavirus, “fue lo peor que me pasó en mi vida. Fue raro, muy extraño, todo muy rápido, fueron 7 u 8 días que entró, hice un zoom con él en el hospital y ya al otro día no pude hablar más porque tenía la mascarilla. Fue complicado, día a día me tenía que parar enfrente de 25 o 30 jugadores sin tener que demostrar lo que me pasaba”.

“Fue complicado porque no tuve el tiempo, fue como si lo dejé aparcado (estacionado), dije ‘sí pasó, pero no’, hasta que exploté un día por dentro, estuve un mes sin llorar a mi padre y todo eso es muy malo para el cuerpo, un día exploté mal, de ponerme muy, muy mal, y fue cuando empecé a entender lo que me pasaba, que mi papá no estaba más y tenía la necesidad de estar con los míos en Argentina”, contó acongojado el entrenador argentino.

Leé también   Liga Profesional 2022: árbitro designado ante Barracas Central

“Es momento de disfrutar, es lo que tengo que hacer ahora, de seguir sanando, estoy bien, cada día estoy mejor, en este mismo momento no, creo que el tiempo cura las heridas. Lo que sí tengo muy claro es que no voy a agarrar nada hasta que no esté bien, y me tendré que poner bien, que es así”, cerró.