CASLA vs Edelp: Empezando a andar

*Por Sebastián Giménez. Escritor. Autor de los libros Veinte Relatos Cuervos y Cuarentena de Relatos Cuervos.

La primera fecha de San Lorenzo había dejado dos impresiones que volvieron casi ajeno, extraño el equipo para los hinchas: por un lado, un nivel paupérrimo del medio hacia adelante, con movimientos lentos y previsibles. Por otro lado, el DT diciéndole “referenciate” a Lucas Menossi, un lenguaje casi que ajeno al fútbol.

Pero el fútbol es una perinola que se lanza en movimientos circulares en enloquecedores corcoveos. Pan hoy, hambre mañana. Y empates. El técnico apostó a los mismos once de arranque contra el sentir general de las redes sociales y la selva de Twitter. Que los hinchas siempre arreglamos todo con tres, cuatro cambios. ¿Nos faltó juego? Que entre fulano y salga mengano. ¿Nos faltó presencia en el área? Que saque un lateral y ponga a un 9. En la pizarra imaginaria del hincha, el rival es estático, no deteniéndose en las consideraciones sobre el problema de quién frenaría los desbordes por el carril que descubriría la ausencia del lateral.

Leé también (VIDEO) Resumen de San Lorenzo vs Estudiantes de La Plata

Y esta segunda fecha no mostró una aplanadora ni mucho menos, pero sí rendimientos que repuntaron, sobresalieron. Un partido que no fue fácil y enfrente estaba probablemente el rival más complicado del grupo. Con la chapa puesta, todos quitan mérito al ganador o plantean que no fue para tanto. Pero jugamos un partido igual o parecido a éste a principios de año, y lo estábamos ganando uno a cero jugando mejor que el rival. Y entonces, un pelotazo de Mascherano, Colocha no cortinó bien o Torrico demoró la salida, gol y a cobrar. Empate y a otra cosa. Es que a éstos pinchas de la escuela de Bilardo, Pachamé y Sabella, si les das una oportunidad es gol, los tipos la aprovechan al máximo. Y ayer no la tuvieron porque no se las dimos las posibilidades. Y eso es central de entender, porque acá mientras algunos se quedan sólo con los delanteros en el triunfo, también hay que hablar de los cuatro del fondo y el arquero, que estuvieron sólidos, seguros. Un par de errores en la salida al inicio del partdo de Gattoni pero nada importante, que está haciendo experiencia el pibe y lo tenemos que bancar tanto en los quites brillantes como cuando hace un pase largo que se pierde por el lateral. Enseguida se afianzó y la dupla central junto a Donatti se mostró infranqueable, ágil en el quite para desacomodar al rival, para reventarla también cuando había que hacerlo. Y los laterales acompañaron, con Pittón y un tucumano Salazar impresionante recorriendo la banda.

En el medio, jugaron bien el Torito Rodríguez y Menossi, al que no le había salido una sola en La Paternal. Ayer ganó varias divididas, de donde arrancaron contras incisivas tomando al rival a contrapierna y llegando por sorpresa al área. El Torito sostuvo el mediocampo bancando los momentos alternantes del partido, en que la tiene el rival y busca atacar. El primer gol nace de un pase hermoso de Oscar Romero, jugador extraño, intermitente pero distinto. Ya había tirado una asistencia en el aburrimiento de la Paternal, y esta vez no la cabeceó Peralta Bauer sino que hizo un control perfecto para definir frente al arquero. En el primer tiempo e incluso antes del gol, el pibe hizo acordar un poco a Mauro Matos, bajando lo que le tiraran y pivoteando bien. También aportó por la izquierda Ramírez en la primera franja del partido.

En la segunda mitad, apareció más Ángel Romero y no lo digo por el golazo de tiro libre sino porque aguantó la pelota e intentó jugar. Pero, lo que es central, es que el equipo se mantuvo sólido atrás mientras no dominaba el partido. O sea, cuando perdió la pelota se cuidó bien de que el rival no le hiciera daño. Y jugamos ante un rival difícil, al que no se puede desdeñar y además no hay que perder de vista que hace poco nos metió cuatro goles Central Córdoba, tres Defensa y Justicia y Patronato nos cagó a pelotazos, todo en nuestra cancha. El segundo gol de Ángel Romero sentenció el partido y hubo tiempo para regodearse y tirar cinco cambios luego de los treinta del segundo tiempo. Los hermanos Palacios, Sabella, Rojas y Herrera. Todos invitados a mostrarse y sumar minutos.

Leé también Soso: “Los hermanos Romero son de mucha importancia para el proyecto”

En la montaña rusa del fútbol, luego del precalentamiento anodino de la primera jornada, tocó la buena de la victoria, y el tren se dirige en trayectoria ascendente, mirando a todos los del grupo momentáneamente desde arriba. Dotar su andar de mayores argumentos futbolísticos, el desafío de un equipo que se mostró sólido, contundente aún en el reino de las verdades efímeras que es el fútbol. Luego de la pretemporada eterna de la cuarentena, la sensación es que el campeonato para San Lorenzo empezó ahora. Con la primera victoria que enciende la ilusión, con un equipo terminando con muchos pibes en la cancha. Es en el presente donde se echan los cimientos para un futuro mejor. Donde se va encontrando un equipo. Si en la primera fecha apenas calentó el motor, en la segunda puso primera. Empezando a andar.

Si querés seguir informado con toda la actualidad de San Lorenzo de Almagro seguinos en nuestras redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram o Youtube) o suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram.