La tercera fue la perdida

*Por Sebastián Giménez. Escritor. Autor de los libros VEINTE RELATOS CUERVOS y CUARENTENA DE RELATOS CUERVOS.

Tercera presentación y primer traspié del San Lorenzo de Dabove. Y, como se reproduce en las redes sociales, los ojos apuntan al banco, mirando al DT y a los hermanos Romero, que se quedaron ahí la mayor parte de un partido en que San Lorenzo fue anodino en el juego y livianito en ataque. La pedagogía en el manejo del grupo y la autoridad del DT construyéndose como líder puede verse resquebrajada si no acompañaran los resultados ni los rendimientos de los intérpretes.

Leé también (VIDEO) Copa de la Liga Profesional – Fecha 2: Colón 2 San Lorenzo 0

San Lorenzo fue superado en la mitad de la cancha por los santafesinos, en una zona que no sabemos qué hacer desde que se fue el Gordo Ortigoza y lo pretendimos reemplazar con Gudiño y Alexis Castro, que por supuesto ayer nos volvió a meter un gol. ¿Qué tiene esa mitad de la cancha de San Lorenzo, ese agujero negro donde se nos pierde la pelota, no la podemos sostener ni recuperar con facilidad? Una de las imágenes de la noche fue el Torito Rodríguez no pudiéndosela sacar a Aliendro. San Lorenzo, aún así, fue relativamente ordenado en la marca del medio hacia atrás, pero termina perdiendo por los laterales. Por los costados, predominaron los santafesinos, en una noche probablemente deslucida de Gino Peruzzi, que tuvo que cortar con infracción algunos avances. Los de arriba se quedaron con poco abastecimiento porque el juego de San Lorenzo fue pobre en la mitad y la pelota no llegó limpia arriba casi nunca. Elías intentó asegurar el destino de la pelota, pero faltó cambio de ritmo en las opciones de pase. Alguna corajeada de Pittón intentando sorprender fue de las mejores aproximaciones.

Ya el Pulga Rodríguez nos había metido un golazo en el torneo anterior, esta vez con su limitada contextura la bajó de cabeza para el zurdazo de Alexis Castro en el primer gol. Un jugador mañero, que parece uno de esos de los potreros de antaño que se las saben todas, que ya no tienen pique corto matador pero meten una sutileza que deja pagando a los rivales. Arriba San Lorenzo no tuvo un jugador así, pero hay que admitir que es difícil aplicar la sintonía fina, el desequilibrio si la mayoría de las veces la pelota llega de forma anunciada, sin sorpresa ni agresividad. Corrieron para adelante los extremos, Uvita Fernández y Melano, pero parecieron chocar contra una pared, sin ton ni son. A Di Santo le costó pivotear y ganar al menos una dividida, no se entendió cuando se tiró sobre la izquierda qué buscaría el DT. Un cabezazo de Gattoni tras un córner fue de lo más peligroso, perdiéndose cerca del primer palo. En el primer tiempo, el intento en una pelota parada de sorprender con Peruzzi quedó largo. Hay trabajo, los intérpretes no estuvieron a la altura. Pero los hinchas y el equipo deberían aspirar a tener más juego, para no depender tanto de las pelotas paradas para llevar peligro.

A veinte minutos del final, a la cancha Ángel y Oscar Romero. No precisaron mucho para demostrar que son jugadores importantes porque sus compañeros habían dejado su pobrísimo nivel como una vara demasiado baja, que superaron con facilidad con su técnica. Ángel tiró un pase entre líneas para Pittón, y terminó definiendo por arriba afuera buscando el ángulo. Buscó a Oscar en otra, que remató sobre el rival en el borde del área. Mostraron agrevisividad, siendo punzantes, incisivos. También tuvo movilidad Alexander Díaz y pivoteos interesantes. Faltó tiempo para empatarlo, en una noche en que no salieron las cosas y tampoco San Lorenzo ayudó a que salieran. En la última jugada, Sandoval marcó el segundo tras un error de Monetti en el día del cumpleaños de Torrico, el arquero más importante de la historia de San Lorenzo.

Esos veinte minutos finales dejaron expuesta la decisión del DT de dejar a los Romero en el banco, una postura que será más difícil de sostener en esta semana que recién comienza. Con mis amigos de la escuela, formábamos equipos de fútbol que éramos un grupo unido, nos queríamos todos pero éramos tan pataduras que no les ganábamos a nadie por más que pateáramos todos para el mismo lado. Tiene que haber grupo, pero la calidad de los jugadores es determinante en un deporte como éste. Se impone lograr el equilibrio entre la armonía grupal y la necesidad de que en la cancha jueguen los que están mejor. La derrota alecciona, invita a pensar, todavía hay tiempo de virar el timón. Que vienen instancias importantes, tanto en el devenir del torneo como la obligación de clasificar a los grupo de la Copa Libertadores de América.

Leé también (VIDEO) ¡Boedo se prepara para el nuevo estadio de San Lorenzo! 🏟🔵🔴

Si querés seguir informado con toda la actualidad de San Lorenzo de Almagro seguinos en nuestras redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram o Youtube), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o Seguinos en Google News.