Insua: “Mi sueño es dirigir a San Lorenzo en Boedo”

El entrenador de San Lorenzo, Rubén Darío Insua, dio declaraciones en una charla con Equipo F, sobre sus primeros días en el club y acerca de su sueño con el Ciclón. “Queremos estar cerca de los primeros puestos. Mi sueño es dirigir a San Lorenzo en Boedo, yo jugué tres partidos en el Viejo Gasómetro y me retiré invicto, ja. Cuando San Lorenzo se quedó sin el estadio fue algo muy sorpresivo porque nadie sabía que iba a pasar. Fue una medida del Gobierno Militar con la excusa de librar calles pero eso no pasó, y fue un engaño muy grande para el club, y eso le hizo mucho daño institucional, económico y deportivo”, señaló.

 

A esto agregó que  “Yo creo que en pocos años San Lorenzo va a tener nuevamente su estadio. El sentido de pertenencia es muy grande más allá de haber salido del estadio. El predio actual es muy bonito, está todo centralizado en un mismo lugar, pero obviamente el lugar donde la gente quiere jugar es en Avenida La Plata”.

Leé también   Federico Gattoni se entrena con el grupo

 

En cuanto a sus primeros días como técnico del club confesó que “Cuando llegamos no era un momento fácil en lo deportivo, pero teníamos ganas de estar acá en aquel momento. Yo tuve una sola charla con la dirigencia del club que duró entre 3 y 4 horas, en la que les dije lo que yo pensaba y veía desde el exterior, y cuando terminó la reunión me fui convencido de que me iban a elegir para ser el entrenador”.

 

“Nosotros tuvimos 11 entrenamientos antes de empezar a jugar, y fue difícil porque había que hacer muchas cosas al mismo tiempo. Concentramos 2 días antes de que empiece el torneo para conocernos mejor, y después del primer partido contra Independiente noté que la gente apoyó al equipo desde el primer momento, vi cierta química entre los hinchas y el equipo. Cuando llegué a San Lorenzo no era un momento fácil y con el tiempo logramos consolidar una localía fuerte”, añadió.

 

“Durante los primeros partidos sabíamos que teníamos que estar bien parados en defensa y luego salir al ataque, pero con el paso de los partidos nos fuimos acomodando como equipo y jugando más adelante. Hay un gran mérito de los jugadores que captaron rápidamente el mensaje, y a pesar de que jugamos bien, regular y mal el equipo siempre le dio garantías a los hinchas de que iba a entregar todo hasta el final”, concluyó Insua.