“Es un placer trabajar en San Lorenzo”

Federico Marín, uno de los jugadores con más experiencia en la Liga Nacional, resaltó la estructura profesional del club y repartió elogios por su funcionamiento: “No nos falta nada”.

El gran comienzo de la Liga Nacional tiene varios fundamentos. El buen juego del equipo, superando a tres rivales duros como Olímpico, Comunicaciones y Atenas, la fuerte localía en Boedo y también algunas actuaciones individuales, como la de Federico Marín, autor de 22 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias en 17 minutos en el último juego ante el griego. 

Es uno de los jugadores más experimentados, no sólo del Ciclón, sino en la Liga Nacional. Jugó en más de 10 equipos locales y disputó tres temporadas en el básquetbol italiano. Fue campeón en la Liga y también de un Top 4, una Copa Argentina y una Liga Sudamericana. Por ello, el Pájaro, hoy de alas negras, es una voz autorizada para referirse a las causas del gran arranque del conjunto que dirige Emmanuele Quintans. 

Leé también   Siete medallas para Boedo

Sus buenas intervenciones, sobre todo en los juegos ante los santiagueños y cordobeses, fueron fundamentales para que el elenco azulgrana cante victoria. “Traté de aprovechar el momento cuando el equipo apostó el juego en mí. También es mérito de Lucas (Pérez) y Raúl (Pelorosso) en la conducción, como la confianza que me dan el cuerpo técnico y mis compañeros”, sociabilizó Marín su gran labor individual. Para el alero de 40 años, “el equipo está entendiendo que tiene que identificar el buen momento de cada uno para aprovecharlo al máximo”. Al respecto, agregó: “Contra Atenas me tocó a mí, pero sabemos que cada partido puede ser un jugador diferente”.  

Pero más allá de lo que sucede en el rectángulo de juego, Marín tiene otros argumentos para explicar el buen inicio del Ciclón en la temporada: “Es una tranquilidad llegar y encontrar todo a disposición. Ya me habían comentado la muy buena estructura que tiene el club. Se disfruta mucho ir a trabajar al club. Acá el jugador lo único que tiene que hacer, es pensar en jugar al básquet. Esto no pasa en todos lados, así que tenemos que aprovecharlo y cuidarlo”. 

Leé también   ¡Triunfo en casa!

Por último, agradeció y elogió con precisión a los integrantes del staff: “Tenemos a Juan (González) con la utilería lista desde temprano, el kinesiólogo (Juan Matanzo) que está disponible desde una hora antes, el médico (Carlos Calvo) en contacto constante, Nicolás (Bastarrica), que es mi quinta temporada con él y me conoce muy bien, es una tranquilidad estar en sus manos. Hoy en día le presto mucha atención al cuidado físico, porque ya no tengo 20 años, je. También el trabajo de Sebastián (Giuliodori), quien está al lado nuestro en todo momento para que no nos falte nada. El equipo se siente acompañado en todo momento”. 

(Prensa CASLA)