¿Cuáles son los “6 o 7 refuerzos de jerarquía” que quiere Insúa?

“Seis o siete refuerzos de jerarquía”, es lo que más repitió el entrenador de San Lorenzo de Almagro Rubén Insúa en la conferencia de prensa, posterior a la victoria ante Central Córdoba.

Cuando aun falta saber si el entrenador continuará en su cargo, lo que dejó bien en claro el Gallego fue que para la próxima temporada necesita 6 o 7 refuerzos de jerarquía.

En el arco el Ciclón tiene que solucionar la continuidad de Augusto Batalla y de Facundo Altamirano, es complicado que ambos continúen, así que la nueva dirigencia tendrá que ponerse a trabajar para asegurar un portero.

A la salida de Jalil Elías al fútbol de Malasia, se le suma la necesidad de renovar contrato a Gastón Campi (que por el momento no llegó a un acuerdo con el club y se iría libre a fin de año); de Gonzalo Maroni (que está más afuera que adentro) y de Manuel Insaurralde, que según el técnico es el jugador “más parecido a Jalil Elías que tenemos”.

Leé también   LA RESPUESTA AL PRESIDENTE DE HURACÁN QUE DIJO QUE SAN LORENZO DEBERÍA SER EL CLÁSICO DE RIESTRA

El sector de la cancha donde el conjunto azulgrana necesita de jerarquía es quizá de la mitad de cancha para adelante, donde tiene que resolver qué hacer con Nicolás Blandi, Federico Girotti (Talleres haría uso de la opción de repesca por el futbolista) y Adam Bareiro.

En el pasado mercado de pases, los dos nombres que sonaron como interés del técnico cuervo fueron Cristian Tarragona y Rubén Betancourt: Tarragona en el caso que Gimnasia y Esgrima La Plata pierda la categoría sonaría nuevamente en el Ciclón, por su parte Betancourt se desempeña en el Liverpool de Uruguay.