Crónica de las Santitas campeonas

El fútbol femenino de San Lorenzo vivió una noche gloriosa: le ganó por penales a Boca, luego de lograr el 1-1 sobre la hora, y se quedó con el Apertura, primera estrella profesional. ¡Son gigantes, Santitas!

Están llorando. Están saltando. Se están abrazando. Están riendo. Y todo Boedo canta con ellas, es un alarido y un “dale, campeón” sostenido, que sale del corazón y recorre todo el país. ¡San Lorenzo campeón! ¡Las Santitas campeonas! Y la Copa que está en sus manos, las de Eli Medina, ¡qué grande sos, Eli! La capitana alza el trofeo, y todas enloquecen, y el césped de Deportivo Morón es testigo de una fiesta inolvidable. San Lorenzo perdía 1-0 ante Boca, lo empató sobre la sobre (¡gracias, Sindy!) y lo definió en los penales, para quedarse con el título del Apertura y conseguir su primera estrella profesional. Sí, son gigantes. Son las Santitas de Boedo y, desde ahora, las campeonas del fútbol argentino.

Leé también   Las lesiones, el dolor de cabeza de Paolo Montero

El partido se planteó como lo que fue: una durísima final, disputada en cada metro de la cancha. Es cierto que Boca salió mejor, presionando mucho en el mediocampo y no dándole la posibilidad a San Lorenzo de manejar la pelota. Y a los 19 minutos, cuando no había pasado demasiado, eaprovechó un pelotazo largo para que Troncoso se filtrara, quedara mano a mano y pusiera el 1-0.

Parecía cuesta arriba, teniendo en cuenta el largo invicto Boca en la era profesional (32) y nada menos que en una final. Pero el Ciclón, lejos de rendirse, nunca se achicó. Y siguió buscando, de la mano de Eli Medina, con Débora Molina bien abierta por la izquierda, y con la dinámica que trataba de imponer Pereyra. Sin embargo, Boca le cerraba todos los caminos hacia Oliveros, con mucho despliegue y orden. Atrás, Boedo aguantaba, con una defensa de dientes apretados.

En el complemento, Basualdo recurrió al banco. Ingresaron Nicole Hain (por Maca Sánchez) y Rocío Vázquez (por Sabina Coronel). El trámite, similar: mucha marca, presión, pocos espacios. Y un San Lorenzo muy concentrado en defensa, pero que no podía visitar seguido el área de Boca. Pero el Ciclón iba, buscaba, mordía. Y hubo un cambio fundamental, que el entrenador pergeñó para los minutos finales: el ingreso de Florencia Salazar para ocupar la zaga junto con Vidal, lo cual liberó a Sindy Ramírez para irse casi de punta. Sí, la uruguaya que es capaz hasta de atajar si la ocasión lo requiere, se colocó casi como 9, para ver si aprovechaba alguna pelota.

Leé también   Paolo Montero: “Jugamos mal”

Y cuando el partido se extinguía, cuando parecía que ya no había chances, el San Lorenzo de los milagros se hizo presente. Eli Medina le filtra un pase perfecto a Sindy Ramírez, que estaba sola en el área pero habilitada; la uruguaya la para, gira y define con su habitual calidad, para desatar la locura. En el minuto 45, sí, cuando ya nada quedaba, el Ciclón mandaba la definición a los penales.

Y allí, en la tanda de penales, convirtieron Eli, Sindy, luego fallaron Hain y Molina, mientras Boca no acertaba con sus disparos: habían errado Vallejos, Huber y Rodríguez. La responsabilidad quedó para Karen Puentes, quien había ingresado en el segundo tiempo. Y ella convirtió ese penal ya histórico, que elevó a San Lorenzo a lo más alto.

Se lo merecían, Santitas. Por tanto esfuerzo, compromiso y amor por los colores. Por el juego y la garra. Por ser parte de un Club que apostó por el fútbol profesional femenino desde el primer momento. ¡Gracias por esta noche inolvidable! ¡Y vamos San Lorenzo!

Si querés seguir informado con toda la actualidad de San Lorenzo de Almagro seguinos en nuestras redes sociales (TwitterFacebookInstagram o Youtube) o suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram.