Carlos Volante, la historia del jugador que le dio nombre al puesto

El mes que viene se cumplen 34 años del fallecimiento de Carlos Volante, futbolista que pasó por San Lorenzo de Almagro a fines de la década del ’20 y que le dio nombre a un puesto.

Volante surgió futbolísticamente en Lanús y luego de un paso por General San Martín y Platense llegó al Ciclón, con 24 años. Con la camiseta azulgrana alcanzó las semifinales de la liga local y entre 1930 y 1931 fue cedido sin cargo a a Vélez Sársfield para que jugara la gira Panamericana, donde jugó junto a Bernabé Ferreyra y Pancho Varallo, entre otros.

Comúnmente llamamos a ciertos puestos en el terreno de juego de una u otra manera, entendiendo que existen diferentes roles quienes cumplen funciones variadas, para que el equipo mecánicamente logre el objetivo de todo partido.

Volante, aquel mismo mediocampista, es claramente una palabra implementada durante décadas alrededor de todo el mundo. En el auge futbolístico a comienzos del Siglo XX se dio el insólito caso del único jugador que fue tan importante y revolucionario en el deporte como para bautizar una posición específica, con su propio apellido.

Su despegue fue en Europa, donde llegó al Nápoles de Italia contrato sus servicios,
ya con 2 años de lucir la camiseta de la Selección Argentina. Después fue a parar a Torino y al fútbol francés.

Su mejor etapa futbolística se vio en Brasil, en el Flamengo donde se convirtió en estandarte total y en el que impresiono a todo un país, por su particular estilo de juego.

Tanto así que le alcanzo para ganar el campeonato carioca en tres ocasiones: 1939, 1942 y 1943. En Brasil Volante adoptado un estilo diferente, como único mediocampista central y en el que todo el equipo podría apoyarse.

Con aquella variante táctica fue que lograría convertirse en el mejor jugador de la liga brasileña para esos años, consiguiendo títulos de suma importancia y sobre todo imponiendo una labor que los demás técnicos querían imitar, al ver lo bien que funcionaba en lo práctico: “jugá como Volante” “párate como Volante” en referencia a todos los movimientos que realizaba el futbolista.

El apellido de Carlos se instaló en Latinoamérica, como sinónimo de un mediocampista central puro, la columna vertebral de un equipo, el punto de apoyo y el centro de partida, eran algunos adjetivos para describir el tan peculiar y extraño rol que para su tiempo era completamente una innovación.

Su último título fue en 1943 en Flamengo, lugar donde terminó por consagrar su carrera. Dos años después comenzó su carrera como director técnico.

Consiguió dirigir a 4 equipos antes de su retiro por completo del futbol, y entre lo más destacado logro guiar al Bahía FC, rumbo al titulo de la Copa de Brasil. 

Si querés seguir informado con toda la actualidad de San Lorenzo de Almagro seguinos en nuestras redes sociales (TwitterFacebookInstagram o Youtube) o suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram.