Beccacece, fuera de control, descargó su furia contra la platea de San Lorenzo

 

El director técnico de Defensa y Justicia, Sebastián Beccacece, fuera de control, descargó su furia arrojando una botella con agua contra la platea de San Lorenzo al caer su equipo esta tarde ante el local por 2 a 1, en el estadio Pedro Bidegain.

El entrenador de 40 años comenzó a exaltarse cuando a los 28 minutos del primer tiempo el árbitro Fernando Espinoza -a instancia de su segundo asistente Diego Verlotta- invalidó un ataque del goleador del ‘Halcón’ Walter Bou por una posición adelantada muy finita, hasta complicada medirla si estuviera instalado el VAR.

Leé también   Jeremías James: "Lo más importante para nosotros fue sentir el respaldo de la gente"

Eso fue poco después de que se pusiera en ventaja San Lorenzo y lo que lo llevó al ex ayudante de campo de Jorge Sampaoli a reclamar en forma airada a la autoridad del partido, quien de inmediato lo amonestó.

Hasta el técnico de los ‘azulgranas’, el uruguayo Paolo Montero, en un momento intervino para tranquilizar al ex conductor táctico de Independiente y Racing.

Aunque la peor reacción de Beccacece se produjo cerca del final del encuentro, cuando el local se imponía por 2 a 1 y tanto él como sus dirigidos reclamaron por un supuesto penal por mano de Alejandro Donatti tras un remate de Bou (St, 42m).

En ese instancia, Espinoza no sancionó la falta al considerar en forma correcta que no era penal porque el impacto en la mano del zaguero local fue posterior a un rebote corto y que estaba en una posición natural, dándole continuidad al ataque del visitante, que terminó con un tiro cruzado de Francisco Pizzini.

Leé también   San Lorenzo – Tigre por la Liga Profesional 2022: árbitro, formaciones y TV en Vivo

Otra vez la protesta de Beccacece se tornó descontrolada y fue así que apenas el árbitro marcó el final del cotejo, con toda la furia pateó una botella con agua que estaba en el piso, cerca del banco de suplentes, a la que reventó, y de inmediato arrojó otra similar contra los allegados a la dirigencia local, ubicados en la platea Norte baja del estadio.

La historia ofreció un tercer capitulo cuando el entrenador del ‘Halcón’ se dirigía hacia el vestuario, aún exaltado, donde fue interceptado por efectivos policiales, con los que mantuvo una breve discusión y por ello le labraron un acta contravencional por “incitación a la violencia”, indicaron fuentes locales.

El epílogo resultó con la decisión de Beccacece de suspender la conferencia de prensa habitual al término de cada partido.